.

Sabias que en la película "Incidencias"


Sinopsis: En Nochevieja, un tren que hace el último recorrido entre Barcelona y Madrid se detiene sin motivo alguno en medio de un solitario paraje. El cambio de año se acerca y la inquietud empieza a apoderarse de los 14 pasajeros, que acaban sacando a relucir lo peor de sí mismos.

Reparto: Roberto Álamo, Carlos Areces, Lola Dueñas, Aida Folch, Rubén Ochandiano, Ernesto Alterio, Miki Esparbé, Núria Gago, Toni Acosta, Nao Albet, Karim Ait M'Hand, María Alfonsa Rosso, Imanol Arias, Rossy De Palma, Saras Gil.

Director: José Corbacho, Juan Cruz

Guión: Jaime Bartolomé, José Corbacho, Juan Cruz (Historia: Jaime Bartolomé)

Fotografía: Mario Montero

Título original: Incidencias

País: España

Lo que se dijo de esta película:

- "'Incidencias' da la impresión de estar a medio hacer película de fotografía desangelada, banda sonora atroz, comicidad nula y reparto de intérpretes excelentes que esta vez poco o nada pueden hacer"

- "Le falta escritura, gracia, cosquillas, auténtica visión crítica entre la simpleza de los clichés, mucha garra en las situaciones excesivamente previstas, y le sobra rutina ideológica y parodia fácil."

- "Aunque la tesis de la película resulta de lo más inspirada, el resultado termina siendo demasiado irritante y esperpéntico, atolondrado y tosco."

- "Un estupendo entretenimiento. Y un estupendo vehículo para el lucimiento de su reparto, de sus actores."

- "Átona, desigual comedia coral no logra crear situaciones con gancho ni insuflarles el ritmo que el género pide a gritos."

- Busco una palabra que pueda definir esta película y la única que encuentro es truño. Truño por que no es una película, es un grupo de actores luchando para ver quien lo hace peor (a excepción de Toni Acosta que es la única que se salva) que ya es dificil en este elenco encontrar a tanto actor que lo haga mal, perdiendo como es obvio el pobre espectador. Truño por que es una cosa sin sentido, con unos gags demasiado trillados, una música que va en desacuerdo con lo expuesto, y que sinceramente todo este rollo junto no lleva a ninguna parte y nada da o aporta. Y es una pena por que a mi Corbacho me parece un tío ingenioso, pero aquí se las ha ingeniado para hacer una buena mierda, muy muy muy lejos de su Tapas que tan buena me pareció.

- La dirección y el montaje, más de lo mismo: conservador y de ritmo lento (pese al ritmo típico de una comedia con este enfoque), capaz de dormir al más entregado. Y, también en el aspecto técnico, prefiero no pensar en lo mal que está rodada la ÚNICA escena exterior del film, que no podría ser más cutre y encima está mal doblada.

- La comedia es el género donde mejor se ve la estupidez humana. Por medio de la risa nos damos cuenta del sinsentido de la vida y el de todas nuestras acciones. José Corbacho y Juan Cruz se ríen de la sociedad española de la época: prejuicios a musulmanes, políticos corruptos, policía, obsesión por las nuevas tecnologías… todo esto y más aparece en esta película que, por si surgiera alguna duda, se anuncia como “La nueva comedia de Corbacho y Cruz”. El espectador que espere cine serio, mejor que se quede fuera.

- Una de las principales razones para ver esta película es, sin duda, su casting. Ver en pantalla a Carlos Areces, Lola Dueñas, Imanol Arias, Ernesto Alterio, Toni Acosta o Rubén Ochandiano, es un placer al que pocas producciones pueden llegar. Sin duda, su principal atracción de cara al público, lo que puede hacer salir a esta película del olvido mediático. En general, parece que sea una película destinada a ser “menor”. No aspira, como puede hacerlo Ocho apellidos vascos / catalanes, a romper la taquilla. Parece que, incluso, tampoco lo quiere. Aun así, los espectadores que vayan a verla este año nuevo que se olviden de todo y solo piensen en disfrutar de esta comedia que, al fin y al cabo, para eso está hecha.

- La idea tiene su interés y uno tiene la impresión de que si la hubieran tomado, guionistas y realizadores, algo más en serio, aproximando el retrato de los personajes a colores grises o negros, en lugar de a tonos pastel, estaríamos hablando de algo diferente. Porque está muy bien lo de reírse de la falta de principios, la mediocridad, la corrupción, la tecnológica estupidez, la inutilidad uniformada y todas las taras que afligen (a unos más que a otros) a los españolitos del siglo XXI, pero el cachondeo tiene un recorrido corto y la sensación que le queda al espectador es que se busca un entretenimiento liviano, y que la maldad que envuelve a los ocupantes del AVE anclado en la estepa, son defectillos irresolubles y perdonables que despertarán hilaridad en quienes no tengan que sufrir a semejantes energúmenos y desequilibrados.

- Comedia de corto recorrido que se rinde a los tópicos y al chiste fácil. Lo que pretende ser una crítica a la sociedad de hoy (corrupción política, culto a las nuevas tecnologías, xenofobia…) se aborda de manera gruesa y con poca gracia. La película es de Cruz y Corbacho, pero podía haberla firmado perfectamente Santiago Segura, y lo digo desde el máximo de los respetos. Lo que ocurre es que si por algo se caracterizaban “Tapas” y “Cobardes” era por dejar en el espectador un poso, un trampolín para la reflexión. Hay que reconocer que es muy difícil conseguir eso desde la comedia, y ni siquiera estoy seguro de si esta vez los directores lo pretendían. De todos modos, aun admitiendo que el objetivo de esta película era sólo el de entretener (que no es poco), la verdad es que sólo se consigue en un par de momentos y, sobre todo, gracias a una Lola Dueñas que se sale en el único personaje verdaderamente divertido. El elenco artístico es de gran altura, pero el material no da para más. El maquinista paranoico, el padre primerizo pijo y bobalicón, el político de medio pelo corrupto hasta las cejas, la pasajera borracha… Todo tiene aroma de refrito. Incluso el recurso televisivo de alternar la narración con el testimonio posterior de los personajes mirando a cámara resulta aquí deslucido. De ingenio, más bien poco.

- Es de esas películas que cuando terminan salen las letras de POR FIN y que solo provocas las risas de sus creadores, que aún deben estar riéndose de todo aquél que haya caído en su engaño.

- El problema con esta película es su total falta de originalidad. Todo está tan absolutamente trillado que la cosa no funciona. Grupo de personas aislado en un tren, un árabe con una mochila sospechosa, joven embarazada, empresario con un maletín lleno de dinero y uno que se muere en el tren. Todo demasiado visto. La comedia no funciona porque no entretiene.

- Una película entretenida, esperpéntica, cachonda, hilarante y llena de ternura. Un rato para desconectar de los problemas e imbuirse en un mundo delirante. Roberto Alamo está extraordinario, dominando la cámara y la situación con el estilo propio de un maestro. Si no lo remedia nadie, Roberto cruzará el charco y alcanzará las más altas metas norteamericanas. El reparto, lo mejor de la película; maestros de la escena y de la cámara que han sabido dar a sus personajes matices entrañables. El guión es intenso y con mucho ritmo, aunque decae considerablemente al final. Mejorables la fotografía y la banda sonora (que pasa inadvertida), auque poco jugo se le puede sacar al interior de un tren. Mucho mérito tienen estos dos artitas hospitalenses para hacer una comedia como la que han hecho, en estos tiempos que corren. La obra en términos generales puede ser mejorable, pero la valentía de Corbacho y Cruz, no tiene parangón. Mi más sincera enhorabuena a mis paisanos y gracias por hacernos pasar un rato tan divertido.





Tráilers:





Te invitamos a ver esta película:





<==============================>


No hay comentarios: