.

Sabías que en la película "Kaplan"


Sinopsis: Tras la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), el viejo judío Jacobo Kaplan huyó a Sudamérica. Descontento con su nuevo rabino, su comunidad, su familia y su vida y temiendo morir y no ser recordado, con casi 80 años decide, con la ayuda de un policía retirado, dar un vuelco a su vida. Emprende entonces una aventura singular: capturar a un viejo alemán, dueño de un restaurante, porque está convencido de que es un antiguo oficial nazi. Su objetivo es llevarlo a Israel. Así contribuirá a recuperar el orgullo y la dignidad de la comunidad judía.

Reparto: Héctor Noguera, Néstor Guzzini, Rolf Becker, Nidia Telles, Nuria Fló, Leonor Svarcas, Gustavo Saffores, Hugo Piccinini, César Jourdan, Jorge Bolani, Augusto Mazzarelli, Adela Dubrá, Roberto Suárez, Anouk Ogueta.

Director: Álvaro Brechner

Guión: Álvaro Brechner

Fotografía: Álvaro Gutiérrez

Título original: Mr. Kaplan

País: Uruguay

Lo que se dijo de esta película:

- Candidata por Uruguay para representar a su país en los Oscar en la categoría de mejor película de habla no inglesa.

- "Juega en su tramo final a desarticular los lugares comunes del western y, en el proceso, esboza interesantes reflexiones, pero la película podía haber aspirado a mucho más que a ser, simplemente, agradable."

- "La prometedora casilla de salida nos lleva a media docena de situaciones interesantes, que no llegan a romper, quizá porque la impresión inicial es falsa y «Kaplan» no es una comedia."

- "No es difícil adivinar hacia dónde se dirige esta comedia de humor negro, pero toma un camino divertido."

- "La película es intermitente: en su ritmo, en su tono, en la precisión actoral, en la oscilación de preponderancia entre los protagonistas."

- "Una aventura leve montada sobre un tema pesado, con algunos baches y obviedades que no afectan el resultado final."

- "Mr. Kaplan tiene momentos interesantes pero en su ambición, la película va desde la comedia hasta el drama, pasando por el costumbrismo y hasta la sátira, dando como resultado un relato desflecado, con demasiados altibajos."

- Sancho se deja llevar por las locuras de una Quijote jubilado que ya no busca a Dulcinea, sino a un nazi huido que de sentido a su inútil existencia, ese logrado hacer-justicia como costoso paso de recompensa y legado de una vida que pasa sin hacer ruido, sin que nadie la note, sin que alguien la eche en falta, notabilidad como último acto de sentido, de ser y existir, de motivo para levantarse y que de nuevo, la vida, tenga motivación e importancia.

- El guión adolece de carácter e intriga, apetece ser cómplice de este Anacleto, agente secreto, con escudero ayudante, pero la fiesta resulta no ser tan alentadora ni excitante; encantador y entrañable Mr. Kaplan, su colaborador, patético pero decidido, sin embargo, lo quieras o no, pasas fácilmente de verla al olvido de ella.

- Muy buena producción y dirección con un guión muy débil, que carece de interés. Una historia desorbitada, de un jubilado judío que quiere cumplir el deseo de su padre de hacer algo grande el mundo, y fijándose en el caso Eichmann persigue a un supuesto nazi refugiado en Uruguay. La película utilizada varios hechos históricos para justificar las acciones del protagonista, que se mueve en medio de lo irrisorio intentando crear un personaje entrañable y carismático que produce en el espectador todo lo contrario, el protagonista se rodea de otros secundarios de actitudes y comportamientos delirantes.. La película cuenta con algunos puntos de humor, tiene algunas actuaciones brillantes y una muy buena producción que demuestra que en Uruguay también se puede realizar muy buen cine.

- ¿Qué es Kaplan? ¿Quién y cómo es Kaplan? ¿Qué anda buscando? Compruebo que todas las opiniones vertidas hasta ahora en la página sobre esta película, tanto las de profesionales como las de amateurs, apuntan sin excepción al desconcierto que produce, más allá de una propuesta inicial interesante desarrollada a través de un guión que luego nunca termina de explotar del todo; más allá también de las evidentes y ya apuntadas connotaciones quijotescas y cervantinas del relato.

- Jacobo Kaplan, nuestro protagonista, es un judío uruguayo de 76 años que en el ocaso de su existencia ve la oportunidad de devolver a las autoridades de Israel a un presunto criminal nazi de la Segunda Guerra Mundial. Si el famoso Kaplan de Hitchcock era asediado, perseguido y confundido, el Kaplan uruguayo es quien asedia, persigue y quizá esté confundido. La película acaba justo cuando asoma la sombra del Alzheimer, convertida en un drama de supervivientes y de memorias traicioneras y traicionadas , pero que no consigue explicar del todo bien la peripecia vital que ha llevado a los personajes hasta ahí.

- Y al final, uno no sabe muy bien qué y quien es Kaplan. Su tono de comedia se presenta algo forzado, y como drama quizá debería funcionar mejor de lo que lo hace. Como película de acción resulta algo esquemática, y sin duda la etiqueta de western crepuscular tiene bastante de pintoresca. Lo que le pierde a “Kaplan” definitivamente es su indefinición.

- Historia que te atrapa desde el inicio, te hace empatizar con este patético protagonista Kaplan, nos podemos reflejados en él, en su sentida ordinaria vida. Brechner desarrolla su relato de modo sereno, pero fluido, con escenas que alternan lo divertido con lo triste de modo melancólico, con diálogos ingeniosos, sin caer en lo burdo, en lo maniqueo o en el trazo grueso, con momentos de un humor fino muy bien hilado, construyendo unos personajes que desbordan humanidad, con aristas y defectos, unos tipos entrañables, a los que se trata con ternura y comprensión. El director sabe edificar un talentoso increscendo dramático, con buenos picos de intensidad, con hábil manejo del suspense y la intriga, con inteligente uso de la información para nunca sepamos más que los protagonistas y nos mimeticemos con ellos. Un film que nos habla con destreza de la búsqueda de la dignidad, del orgullo, de la redención, del peso del pasado, de la amarga realidad, de la idealización de los sueños, de la esperanza en que da igual la edad para buscar tus sueños, ello con un protagonista que siente su vejez como una derrota. Hace un delicioso fresco de las personas corrientes, las que buscan sus quince minutos de gloria.

- El argumento habla del Holocausto con respeto, se inspira en el secuestro del Mosad al gerifalte nazi Eichmann en Argentina, es su punto de apoyo para hacer una punzante reflexión sobre el sentido de culpa del superviviente de una gran masacre, la hace con lucidez en un giro final dramático que da un sentido homérico a la película, para se te clave hondamente, puede el film no profundice en tus entrañas pero dejará una muy grata sensación de haber asistido a una valiosa obra. Curiosa es la importancia que se le da a un dispositivo en el relato, me refiero al agua como elemento redentor, sanador, purificador, el agua presente en la piscina al principio, en el agua de la playa donde va a bañarse este supuesto nazi, o el agua del mar protagonista en el clímax final, y encima ni Kaplan ni Wilson saben nadar, muy agudo el manejo de este recurso para dar hondura cuasi-mística a la narración.

- Los actores destilan naturalidad y gran humanidad. Héctor Noguera como Kaplan realiza una muy sentida actuación, con su imagen de anciano frágil, tozudo, vulnerable, ingenuo, soñador, que busca en sus particulares molinos de viento la gloria que su insatisfecha vida no le ha dado, se siente un fracasado, al que su vida se le agota sin haber dejado huella. Néstor Guzzini soberbio en su reflejo de un perdedor, de un fracasado, de un ser sin rumbo, con un lenguaje gestual y físico abrumador, destila autenticidad. Y entre los dos la química es arrolladora, saltando chispas de frescura. Rolf Becker en su corta aparición derrocha personalidad, carisma, fortaleza mental, excelente.

- La historia de este judío emigrado que en el ocaso de su vida intenta cumplir los deseos de su padre haciendo algo excepcional, como atrapar a un exiliado nazi siguiendo las pautas del caso Eichman, podía haber dado mucho más de sí si el director y guionista hubiera imprimido un ritmo más vivo y aportado algo de humor. Tal y como se nos muestra, la película abandona los senderos de la comedia negra, que era su cauce natural, y se queda en el desvaído retrato de unos personajes patéticos que nunca llegan a emocionarnos y que,en ocasiones,consiguen casi aburrirnos debido a la morosidad e inoperancia de sus planteamientos. A pesar de unos buenos actores, la falta de decisión pesa excesivamente sobre un relato que, finalmente, deja una cierta sensación de vacío.





Tráilers:





Te invitamos a ver esta película:





<==================>


No hay comentarios: