.

Sabías que en la película "Ida"


Sinopsis: Polonia, 1960. Anna (Agata Trzebuchowska), una novicia huérfana que está a punto de hacerse monja, descubre que tiene un pariente vivo: una hermana de su madre que no quiso hacerse cargo de ella de niña. La madre superiora obliga a Anna a visitarla antes de tomar los hábitos. La tía, una juez desencantada y alcohólica, cuenta a su sobrina que su verdadero nombre es Ida Lebenstein, que es judía y que el trágico destino de su familia se remonta a la terrible época de la ocupación nazi. 

Reparto: Agata Kulesza, Agata Trzebuchowska, Joanna Kulig, Dawid Ogrodnik, Jerzy Trela, Adam Szyszkowski, Artur Janusiak, Halina Skoczynska, Mariusz Jakus.

Director: Pawel Pawlikowski

Guión: Pawel Pawlikowski, Rebecca Lenkiewicz

Fotografía: Lukasz Zal, Ryszard Lenczewski (B&W)

Título original: Ida (Sister of Mercy)

País: Polonia

Lo que se dijo de esta película:

- "Soberbiamente fotografiada en un blanco y negro luminoso y crudo, cada instante se desvela tan conmovedor como cierto; tan salvaje como elegante. Es una de esas maravillas que de vez en cuando y de puntillas alumbran la cartelera."

- "No sobra ni falta un plano. Me siento hipnotizado de principio a fin. Sigo pensando en “Ida” después de verla tres veces. Es cine muy bueno, con estilo y aroma a tiempos lejanos."

- "Filmada como un documental de estética expresionista, esta película constituye todo un regalo visual y una espléndida recreación de sentimientos ajenos al tiempo."

- "Es una de esas sorpresas agradables que a veces nos da un cine que dista mucho de los mejores hallazgos que jalonaron su agitada historia."

- "Cada imagen está meticulosamente compuesta y medida para engarzarse en una cadencia orgánica que remite a la voz del gran cine. Dreyer. Bresson. Hanoun."

- "Una delicia para los conocedores, una obra singular en estos días, que encontrará un nicho a nivel internacional entre los que tienen gustos refinados."

- "Con una fotografía exquisita, narra de manera muy precisa la historia de una monja joven que se va de viaje en búsqueda de la verdad personal y nacional en la Polonia de 1960."

- La fotografía es excelente, los planos, el blanco y negro y todo lo que queráis desde el punto de vista artístico; lo digo de verdad. Respecto a lo del formato 4:3, no sé qué pensar (es como verla en un televisor de los de antes pero un poco más grande; pero bueno, es original, si es que de eso se trata). Ahora, como historia, igual que a un par de los que aquí han expuesto su parecer, se me ha hecho larga a pesar de su corta duración. No le he encontrado gracia, no me ha conmovido en ningún momento, no me he sentido identificado con los personajes. Y cuando los personajes me son ajenos, por muy buena interpretación de los actores, no hay nada que hacer. Algunas imágenes sobrias, melancólicas, bellas pueden gustar, pero demasiadas sin que la historia atrape pueden aburrir. Siento tener una opinión diferente a la de la mayoría de críticos y usuarios de esta formidable web, pero sobre todo a la de aquel señor amargado que acostumbra a ir al cine después del trabajo y que por fin ha vuelto a ver una buena película. Me alegro por él (y me gustaría que me la explicara a través de sus ojos para poder apreciarla yo también).

- En "Ida", el realizador de la torpe "La femme du vème" (2011) renace cual ave fénix para dar forma a una película que, en cierto modo, podría tildarse de prodigiosa. Abrazando el ratio 4:3 y con una fotografía en blanco y negro de una belleza superlativa, nos cuenta la historia de una monja que antes de aceptar sus votos tendrá que atar un cabo que queda suelto en su pasado familiar, encontrarse a sí misma y entender a qué se está enfrentando. Con el objetivo de conocer la verdad sobre sus padres, es enviada a casa de su tía, una jueza bastante liberal que la ayudará en la búsqueda. Dicho así suena a algo poco atractivo, pero lo cierto es que el mérito de Pawel Pawlikowski es que lo difícil parezca fácil, entregando una pieza de cámara de una estilización de otro planeta.

- "Ida" es una película notable que merece recomendarse por sus logros formales, sobre todo, pero también por su inteligencia en el guión y la entrega de sus dos figuras principales. Un film valioso, necesario, que genera un interés instantáneo por cualquier cosa que vaya a realizar Pawel Pawlikowski de aquí en adelante.

- Un mundo desolado, brutal, en el que Pawlikowski tuvo el acierto pleno de contarnos que, a pesar de todo, las gentes se empeñaban en amar y en buscar la luz: en este caso, la parte más luminosa viene de la música de John Coltrane...

- Decidir contar una historia de forma sobria, con un tono pretendidamente objetivo, con la intención de resaltar el carácter desgarrador de lo contado, es arriesgado porque te aproxima peligrosamente al precipicio de la realidad. A pesar de que tu material narrativo sea terrible y fascinante, la realidad siempre es demasiado árida y está repleta de momentos vacíos. El trabajo del guionista y también del director debería consistir en seleccionar qué partes de esa realidad contar, cómo ordenalas, qué realzar, qué matizar, qué ignorar... En mi opinión Pawlikowski ha metido en Ida demasiados tiempos muertos, demasiada morosidad, y se ha acercado en exceso a la pesadez de una eterna tarde de domingo invernal.

- Su ritmo telúrico, aparentemente premioso, esconde un volcán de emoción y una infinita gama de matices a poco que uno entre en esta sugerente propuesta que va contracorriente y ofrece un hermoso canto a la vida más allá de lo convencional, de lo previsible o de lo comúnmente aceptado como ‘adecuado’ o ‘bueno’ o ‘deseable’. Es esta honda convicción y respeto por los sentimientos íntimos e insoslayables lo que confiere una grandeza inesperada a la cinta, que nos llega a emocionar pese a la aparente frialdad de unas imágenes casi estáticas y ascéticas, pero que permiten apreciar los pliegos del corazón y adivinar cada uno de sus latidos.

- Más allá de lo narrativo están las sensaciones y emociones que esta cinta evoca en el espectador, perplejo testigo de un viaje iniciático (kilómetros de búsqueda para desentrañar una historia, una obsesión, un destino obstinadamente velado) que parece que iba a trastocar una vida apenas iniciada pero que más bien consolida una certeza y una bondad que no está al alcance de cualquiera. No hay censura, ni juicio, ni temor, ni alegato, ni panfleto, ni discurso en esta sabia obra introspectiva que desvela las múltiples y dolorosas capas de la realidad hasta dejarnos conmovidos y devastados por lo esencial: o nos salvamos nosotros mismos o no nos salvará nadie. Los demás son meros comparsas baladíes cuando tomamos las riendas de nuestra vida y nos dejamos invadir por una certeza inefable que ofrece respuestas a preguntas ni tan siquiera entrevistas, ni remotamente formuladas.

- Lo que hace este señor es ocupar un cuarto del fotograma con el objeto a retratar, y los correspondientes tres cuartos los deja rellenos de aire, ya sea cielo, árboles, techos o cualquier otra cosa que importe un pijo. Es como un desfile de personas decapitadas, o descuerpadas, mejor dicho, que las cabezas sí que se ven. Incluso llega a retratar, este buen hombre, a las actrices sólo de pómulos para arriba, y el resto vacío. COSA MÁS FEA.





Tráilers:





Te invitamos a ver esta película:





Opción 1 ver Online Español 1080p

Opción 2 ver Online Español 1080p

Opción 3 ver Online Español 1080p

Opción 4 ver Online Español 1080p






<=======================>


No hay comentarios: