.

Journey’s End


Saul Dibb dirige una nueva e impresionante versión del filme que fue un clásico de 1928, que trata sobre las tropas británicas cerca del final de la Primera Guerra Mundial.
Pocas de la acciones mostrada hace 90 años se podrían traducir fácilmente a la pantalla de hoy, sin embargo RC Sherriff una vez que vio está nueva película de nombre "Journey's End" aprobó y destaco como siempre en esta nueva adaptación robusta del director Saul Dibb y del escritor-productor Simon Reade. Aún hay poca información sobre el esfuerzo, pero si se sabe que la parte central del libreto muestra a un puñado de soldados británicos "que aguardan a morir en batalla en una fosa cerca del final de la primera guerra mundial", proporcionado todo el carácter y la implicación emocional que le faltó a la reciente película muy mal filmada como fue Dunkerque. "El éxito de esta última se debe al gran gasto de dinero en publicidad”. Pero el - el próximo centenario del fin de la Gran Guerra - podría impulsar aún más este fuerte drama "Journey's End" que probablemente se beneficiaría de esto.
Un capitán herido en Passchendaele, basó tres años de experiencia en servicio para escribir su mayor triunfo (que posteriormente se convirtió en una novela, que es la fuente del libreto de la película). Estrenada en 1928 con Laurence Olivier, de 21 años, en un papel principal - que se negó tontamente a repetir su papel en West End- que fue un éxito a ambos lados del Atlántico. Su director, James Whale, también dirigió la primera versión cinematográfica más famosa, que se estrenó en 1930, un año antes que hiciera "Frankenstein." Varias versiones menores de la película y también para laTV siguieron, que tuvieron cero existo.
La película de Dibbs es más realista en la presentación que las encarnaciones anteriores, pero por otra parte no se ha intentado "modernizar" el material con un lenguaje más duro, grosero, etc. De hecho, es un pequeño consuelo en esta triste historia que los personajes son tan corteses, aunque no hay nada artificialmente pasado de moda en su manera como se realiza y se dirige.



 "Angelina Jolie en el festival de cine junto a sus seis hijos."



La British Army C Company estacionada en el norte de Francia a principios de 1918 ya había luchado cuatro años en una guerra que originalmente se les prometió sería "más allá de Navidad." Por lo tanto, resulta incongruente para ellos recibir un recluta recién salido de la formación básica, un ingenuo chico llamado Raleigh (Asa Butterfield), que tiene una cara de bebé que recuerda al famoso cómico infantil Harry Langdon. En realidad, Raleigh ha sido colocado allí por petición de su ex capitán de escuela y futuro cuñado capitán Stanhope (Sam Claflin), ampliamente considerado como "el mejor comandante de escuadra."
Pero Stanhope no está feliz de ver este recordatorio de su pasado, antes de soportar años de horror y pérdida. De hecho, se avergüenza de lo que ha pasado bajo el estrés acumulativo, una sombra alcohólica y beligerante de su antiguo yo, y se preocupa de que el joven Raleigh lleve noticias de este descenso a su prometida. Aun así, continúa manteniéndolo unido por el bien de sus hombres, y él a su vez se mantiene unido en gran parte por la administración y paciencia del teniente Osborne (Paul Bettany), un maestro de escuela que es Mr. Chips-like en su influencia compasiva sobre la compañía. (Sherriff sería nominado al Oscar por su contribución al guión original "Goodbye, Mr. Chips" en 1939)
Otras figuras prominentes en el grupo de los oficiales incluyen al cocinero Mason (Toby Jones), el imperturbable Trotter (Stephen Graham) y Hibbert (Tom Sturridge), cuyos nervios están completamente destrozados. Pero están todos listos, cuando llega la noticia de que un ataque frontal de las tropas alemanas finalmente llegará en un par de días. Sólo los oficiales saben que la Compañía C debe ser sacrificada para "ralentizar" al enemigo - sin los refuerzos asignados para protegerlos. Incluso antes de que llegue la masacre.
Se tarda unos 75 minutos antes de que este primer estallido de acción ocurra. Pero "Journey's End" nunca se siente exagerada, aburrida o incluso particularmente claustrofóbica. Gran parte del crédito se basa en la escritura astuta y la puesta en escena. Pero sobre todo, la película mantiene al público absorbido en las personalidades involucradas, su fatiga, desilusión y la humanidad residual, así como la ternura que se extienden hacia el otro cuando es necesario.

<<<<========================>>>>


  Artículos Relacionados::

.. ..

No hay comentarios: