.

Reseña de la película: 'Thor: Ragnarok'

Para los fanáticos del comicbook, Thor: Ragnarok', es otra película, y eso solo puede significar una cosa: ¡ya es hora de otra película de los Avengers!. Mientras esperas, Disney y Marvel Studios esperan ganar otros quinientos millones de dólares de las carteras del mundo con este extravagante Dios del Trueno y su Abs of Steel, con otro argumento confuso crudamente arrancado de la mitología nórdica donde la mayor parte de la acción tiene lugar, en un mundo paralelo donde nada importa.
Al igual que las dos pelicular anteriores de Thor (donde la obra de Marvel, no fueron bien calificada), esta es prácticamente diferente, con todo sus placeres, sobre todo, el hecho de que Thor no está solo esta vez, en oportunidades con cameos o co-protagonistas como Hulk, Doctor Strange y algunas piezas sobrantes del guardarropa de Tony Stark (incluida una camiseta retro de Duran Duran que es buena para la risa). Y aunque no dice mucho, "Thor: Ragnarok" es fácilmente la mejor de las tres películas de Thor, lo creo por sus guionistas que finalmente parecemos estar de acuerdo en una cosa: las películas de Thor son absurdas.
No toman casi nada en serio, los coguionistas Eric Pearson, Craig Kyle y Christopher L. Yost parecen haber acopiado la ideas principales de la película "Mystery Science Theater 3000", incorporando ideas propias para distinguirla de las demás. El guión se burla de la trama de la película, el diseño de producción, las ubicaciones y las aventuras pasadas. Ni siquiera el cameo obligatorio de Stan Lee, es sagrado, identificándolo como el "viejo espeluznante" que esquila las trenzas de Thor, lo que da como resultado un nuevo corte de pelo.
Mientras que las dos películas previas de Thor fueron sombrías, epopeyas de batallas dirigidas por Kenneth Branagh (Shakespeare) y Alan Taylor ("Game of Thrones"), respectivamente, la última fue claramente concebida como una loca comedia de aventuras. Irreverente casi hasta el punto de quebré, ese enfoque encaja cómodamente en las manos de la directora neozelandesa Taika Waititi , para quien esta empresa era aproximadamente 100 veces más que su próxima producción más cara (como el hits de culto "Hunt for the Wilderpeople" y "What We Hacer en las sombras").



 "¿Por qué 'Blade Runner 2049' no tuvo éxito en los Estados Unidos?"



Francamente, como se están mostrando los héroes, Thor es un gran bostezo: un tipo virtualmente invencible con un martillo, construido para el carismático actor Chris Hemsworth (genial en "Rush" y los "Cazafantasmas" del año pasado). Mientras tanto, Waititi es alguien digno de ser celebre: un actor y director de poca monta de la lejana Nueva Zelanda que ha aprovechado una oportunidad de dirigir uno de los tentpoles más grandes del año. Aún más heroico, Waititi ha logrado imbuir finalmente al Vengador más aburrido de Marvel con una personalidad, incluso si dicha personalidad es poco más que un estoicismo pétreo, mejor revelado en los riffs de la comedia con su aliado Hulk (Mark Ruffalo, a quien conocemos por primera vez atrapado en un cuerpo verde, todo-CG).
"Ragnarok" encuentra una manera creativa de enfrentar a estos dos Vengadores el uno contra el otro, una vez que Hulk toma la forma humana, discuten sobre quién es el más fuerte, todo lo cual es mucho más entretenido que verlos aplastar y golpear a un enemigo CG. También reintroduce al problemático hermano pequeño de Thor, Loki (Tom Hiddleston), quien ayudó a evitar el apocalipsis sin sentido en "Thor: The Dark World", dejando a todos (pero a la audiencia) pensando que había muerto como un héroe. E incluso recluta otro ganadora del Oscar, como Cate Blanchett para interpretar a Hela, la hermana mayor que Thor que nunca supo que la tenía, y que ahora regresa para representar una antigua profecía nórdica (de ahí, "Ragnarok") que predijo una batalla épica que causó la muerte de muchos dioses y la destrucción de su reino.
Vestida con un atuendo fetiche negro y con un tocado retorcido y con astas, Blanchett parece una especie de Maléfica de los últimos tiempos y sugiriendo que Marlene Dietrich o Barbara Stanwyck podrían haber interpretado una villana de Marvel. En su primer encuentro con sus hermanos, ella demuestra su increíble poder aplastando el todopoderoso martillo de Thor y desterrándolo a un lejano planeta de basura, mientras ella se dispone a desmantelar a Asgard.
En cualquier caso, no es una gran pérdida que Hela sea libre de causar estragos en Asgard, mientras Thor y Loki están varados en Sakaar, que es una especie de basurero intergaláctico donde los héroes caídos se ven obligados a pelear en complicadas batallas de gladiadores. Basta con decir que Jeff Goldblum aparece como el llamado "Gran Maestro", un emperador decadente de algún tipo que parece haber recibido consejos de maquillaje de Padmé Amidala (por cierto, Natalie Portman tuvo el buen sentido de no estar en este "Thor").
En el pasado, el público tuvo que esperar unas semanas para que la revista Mad revisara el último éxito de Hollywood. En estos días, las secuelas de Marvel llegan como parodias de las anteriores de cada personaje lanzado. Si tan solo eso fuera una indicación que Ragnarok es una señal de que todo el fenómeno está a punto de implosionar, solo para renacer como algo más digno del tiempo y la inteligencia del público y no seguir presentando estupideces, que transforman la maquinaria de Hollywood como la risión del mundo, pero entretenidas, las porquerías de producción (más seriedad).  Variety



<<<<===============>>>>


Artículos Relacionados:

.. ..

No hay comentarios: