.

Ridley Scott elimino a Kevin Spacey de su última película "All the Money in the World"

El miércoles, el director Ridley Scott anunció una acción que prácticamente no tiene precedentes en la historia de Hollywood: en su nueva película "All the Money in the World" ya en su poder y a menos de dos semanas de su estreno mundial, saco de la película a Kevin Spacey (como el magnate petrolero con mucho dinero, J. Paul Getty) y volvió a grabar las escenas con el actor Christopher Plummer, de 87 años, Scott intenta cumplir con la fecha de lanzamiento de la película que es el 22 de diciembre.
Es un movimiento audaz, nunca antes visto, le podría darle a Scott su primer Oscar al mejor director. No es que los premios tuvieran algo que ver con el cambio dramático de Scott. Quería salvar la imagen de la película, que fácilmente podría haber sido un fracaso por estar asociada con Spacey, quien fue acusado la semana pasada de hacer acoso sexual a varios hombres jóvenes.
Spacey es uno de los tantos que han caído en una rápida limpieza de la casa, desencadenado el mes pasado por la revelación de depravación de la basura humana Harvey Weinstein, en el New York Times of Hollywood. Y ciertamente no será el último. Bill Cosby, Roger Ailes, Bill O'Reilly, Bill Clinton, Donald Trump han sido basuras acusadas de acoso sexual. Este movimiento, se viene gestando desde hace varios años. Tarde o temprano, el House of Cards de acoso sexual del mundo del espectáculo tuvo que desmoronarse. Y así lo ha hecho. Anthony Rapp acuso a Spacey de intentar seducirlo a la tierna edad de 14 años, Netflix cerró la temporada 5 del programa donde actuaba Spacey. Era solo cuestión de tiempo antes de que Sony tuviera que hacer lo mismo con "All the Money in the World", que se había programado para ser estrenada como la película de la noche de clausura de AFI Fest en Los Ángeles. Cuando el estudio anunció su decisión de retirar a "Money" de AFI, abandonó el festival, que anteriormente lanzó a los candidatos al Oscar como son: "American Sniper", "The Big Short", "Lincoln" y "The Fighter", quedando con cero estrenos mundiales de alto perfil.
Pero Sony aún tenía un desastre en relaciones públicas en sus manos, en la película en la que trabajaba Spacey en un papel fundamental. Ahí es donde la decisión de Scott fue un golpe de genialidad. En lugar de poner la película en un estante y esperar a que el escándalo explote, o intentar minimizar la participación del ganador del Oscar en una película que depende de su personaje, Scott anunció un cambio para salvar el proyecto por completo. Al sacar a Spacey de la película, esto no solo envía un mensaje fuerte y claro de que los directores rechazaran a los actores que practiquen este tipo de conducta, sino que también podría haber sido boicoteada a la luz de las acusaciones contra Spacey, razón para respaldar dicho cambio.



 “La productora de 'Genius' acusa a Dustin Hoffman de acosarla sexualmente en 1991"



Scott, ha dicho que los premios no fueron el problema. Hay muchos directores que parecen decididos a acumular gran cantidad de Óscar, pero no es el caso de este director. Cuya carrera ha marcado una trayectoria decididamente diferente, haciendo grandes, audaces, proyectos como: "Alien", "Blade Runner", "Thelma & Louise", "Kingdom of Heaven", "The Martian", por nombrar sus cinco mejores películas, que han desafiado consistentemente las suposiciones fundamentales de la industria y han cambiado el curso de la realización cinematográfica. No es el caso de Clint Eastwood, que trabaja pensando en ganarse un oscar, por lo que su aporte ha sido nulo.
También dirigió la película ganadora de un oscar a la mejor película del 2001, "Gladiador", desempolvando el género de la espada y la sandalia, pero Scott nunca ha recibido el reconocimiento de la Academia. La acción de Scott de sacar a Spacey de "Money" obviamente no será fácil, lo que exige una loca lucha de editores, artistas de efectos visuales y todo tipo de personal de pos-producción. Pero si hay alguien que pueda hacerlo, Scott es el hombre, que se adaptó ágilmente a enormes obstáculos de producción en el pasado (como la muerte de Oliver Reed antes de la finalización de "Gladiator").
Con este anuncio, Scott toma una posición importante al mismo tiempo crea un desafío enorme para él y su equipo. Nadie espera que los artistas sean perfectos, pero como sociedad, tenemos que trazar la línea en algún lugar en términos de qué tipo de mala conducta estamos dispuestos a disculpar. Cruza la línea y el sistema ya no te cubrirá. (Seamos honestos: Weinstein y Spacey son simplemente los que han tenido ningún tipo de escrúpulo en realizar acciones atroces como para ser atrapados, pero la hipocresía tiene que terminar en algún lugar.) Sin importar cuánto dinero está en juego, esta industria no puede ser cómplice de permitir o excusar el comportamiento delictivo. Fuente Variety


<<<<=========================>>>>


Artículos Relacionados:

.. ..

No hay comentarios: